PUBLICIDAD  
  Venezuela, 21 de Octubre de 2014

 Home
 Autoridades
 Editorial
 Ediciones publicadas
 Normas de Publicación
 Tarifas de Publicidad
 Contáctenos





Desarrollado por:


Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Este Artículo no tiene versión en PDF Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande

Revisiones Bibliográficas:
MECANISMOS DE DEFENSA DEL HOSPEDERO EN ESTOMATITIS SUB-PROTESICA INDUCIDA POR CANDIDA
HOME > EDICIONES > VOLUMEN 40 Nº 3 / 2002 >

Recibido para arbitraje: 01/02/2002
Aprobado para publicación: 04/03/2002


RESUMEN:
La Estomatitis Sub-Protésica (E.S.P.) es una entidad que se localiza principalmente en la mucosa del paladar que se encuentra por debajo de la superficie de ajuste de las prótesis removibles parciales y totales. Esta patología es más común en mujeres que en hombres y se observa más frecuentemente en sujetos con edades comprendidas entre 25 y 90 años. Diversos estudios han revelado que la E.S.P. está asociada con la detección de especies de Candida y de otros microorganismos, mientras que otros factores tales como: trauma, ciertas enfermedades sistémicas, así como alteraciones del sistema inmune pueden estar involucrados, por lo que el hospedero responde mediante distintos mecanismos ante la presencia de esta enfermedad. De allí que se han propuesto dos lineas de defensa del organismo ante la presencia de E.S.P. inducida por Candida; la primera de estas incluye entre otros: 1) Factores físicos, donde se destaca el papel que juegan las membranas mucosas bucales como barrera anatómica frente a la invasión microbiana; 2) Compuestos salivales como la lisozima, lactoferrina e histatinas que inhiben el crecimiento de Candida y 3) Interferencia de la microbiota bucal, la cual limita el sobrecrecimiento de este hongo, en tanto que la segunda línea destaca básicamente los mecanismos de inmunidad celular y humoral a nivel de los tejidos, haciendo énfasis en la capacidad por parte de los polimorfonucleares y de los leucocitos eosinófilos de fagocitar a Candida, así como el papel que juegan los anticuerpos como mecanismo de defensa contra esta enfermedad.

PALABRAS CLAVE: Estomatitis Sub-Protésica, defensa, hospedero, Candida, mecanismos.

ABSTRACT:
Denture Stomatitis (D.S.) is a disease that is usually found on palatal mucosa beneath the fitting surface of upper dentures of denture wearers. This pathology is more frequent in women than in men and is more frequent in subjects with ages between 25-90 years old. Several studies have reported that Candida species and other microorganisms are etiological agents of D.S, while other factors like trauma, certain systemic diseases and deficiencies of the immune system may be involved. Host reaction against the presence of D.S. induced by Candida is important to consider. Wherefore, in this article we describe the most important host defense mechanisms originated in D.S. induced by Candida. In this way, we make reference about two defense lines. The first one includes physical factors, salival components and interference of oral microorganisms. The second one includes cellular and humoral immune mechanisms in host tissues.

KEY WORDS: Denture Stomatitis, host defenses, Candida, mechanisms.


INTRODUCCIÓN:
La Estomatitis Sub-Protésica (E.S.P.) o Candidiasis Crónica Atrófica es la forma más común de Candidiasis Bucal1 y está presente entre un 25% y un 65% de los pacientes portadores de prótesis dental removible, aunque la proporción de individuos afectados puede ser en ocasiones, superior a 65%, ya que esto va a depender en parte, del tipo de población seleccionada, así como de otros factores involucrados2,3,4,5,6,7,8,9,10. Esta entidad se localiza principalmente en la mucosa del paladar que se encuentra por debajo de la superficie de ajuste de las prótesis removibles superiores, en tanto que no es común que la E.S.P. se presente en la mucosa que se halla en contacto con las prótesis removibles inferiores1,6,10. La E.S.P. es más común en mujeres que en hombres y se observa más frecuentemente en sujetos con edades comprendidas entre 25 y 90 años5,6,8,11,12,13,14,15. Cabe destacar además que, la prevalencia de E.S.P. se incrementa a medida que aumenta la edad de los sujetos10.

Hasta hace pocos años habían existido controversias en relación con la etiología de la E.S.P. Aunque en un principio, algunas investigaciones relacionaron a la E.S.P. con trauma, reacción alérgica a los materiales de base de las prótesis e infección por bacterias, posteriormente, otras investigaciones reportaron la presencia de Candida albicans en la cavidad bucal de sujetos con esta patología. Hoy día, diversos estudios revelan que la E.S.P. está asociada con la detección de especies de Candida, mientras que otros factores tales como: trauma, higiene defectuosa de las prótesis, uso permanente de las prótesis, ciertas enfermedades sistémicas como Diabetes, Anemia y Leucemia, así como alteraciones del sistema inmune pueden estar involucrados1,6,10,16.

Budtz-Jörgensen17 ha sugerido varios mecanismos de defensa del hospedero que pueden activarse en la E.S.P. inducida por Candida, proponiéndolos como 2 líneas de defensa, las cuales se describen a continuación:

I. PRIMERA LINEA DE DEFENSA:
1. Factores Físicos:
Membranas mucosas, flujo salival, movimientos de la lengua, interferencia de la microbiota bucal, diversas enzimas (lactoferrina, lisozima, etc.), secreción de anticuerpos (IgA), actividad de leucocitos anti-Candida.

Normalmente, la barrera anatómica formada por las membranas mucosas provee un importante mecanismo de defensa frente a la invasión de los microorganismos. En portadores de dentadura sin embargo, una lesión traumática en la mucosa del paladar producida por la dentadura, probablemente facilitaría la penetración de antígenos de Candida dentro de los tejidos. Además, el adaptado íntimo de la dentadura eliminaría de la mucosa del paladar el efecto de limpieza de la lengua y de flujo salival libre. Hasta ahora, en general, los factores físicos que pudiesen contribuir a la protección frente a especies de Candida, están reducidos en los portadores de dentadura17.

Kamalakshi y col.18, sugieren que la respuesta inflamatoria de la superficie de soporte del maxilar, está influenciada directamente por la invasión de la mucosa por parte de levaduras y otros microorganismos, así como por la infección recurrente del paladar, debida principalmente a C albicans, que se adhiere y crece en la superficie interna de la prótesis.

1.1. Sustancias Salivales:
La saliva contiene varias sustancias que retardan el crecimiento “in vitro” de bacterias y hongos,como son lisozima, tiocinato-dependientes de sistemas antibacterianos y lactoferrina. Esta última, se ha demostrado que en fluidos de parótida pueden inhibir el crecimiento de Candida albicans “in vitro”, por agentes quelantes de hierro, compitiendo de esta forma por nutrientes esenciales. Inmunoglobulinas, principalmente la del tipo IgA para C. albicans, han sido demostradas en saliva y en secreciones vaginales17.

Esta IgA para C. albicans ha sido encontrada en altos títulos en pacientes con Candidiasis bucal, y eso sugiere que ésta podría limitar la infección de la mucosa bucal. Probablemente, las dentaduras impiden que sustancias anti-Candida en saliva entren en contacto con las levaduras y combatan la propagación de las levaduras sobre la superficie del paladar17,19.

En un estudio reciente, San Millán y col.20 determinaron el papel que juega la IgA secretora de origen salival (IgAs) en la adhesión de C. albicans al polistireno, un sistema modelo empleado para estudiar la adherencia de esta especie a materiales plásticos. Estos investigadores demostraron que la presencia de saliva incrementa la adhesión de las formas de levaduras de C. albicans al polistireno, en tanto que disminuye la capacidad de adherencia de las células germinativas de este hongo. Esto se debe a que la IgAs salival bloquea las adhesinas que se encuentran en la pared celular de los tubos germinales, impidiendo por lo tanto, la adherencia al polistireno. Estos reultados sugieren que la saliva juega un papel diferente en la adhesión de C. albicans al polistireno, dependiendo de la fase morfológica en la cual se encuentre este microorganismo.

También se le ha dado gran importancia a la producción de histatinas salivales en los pacientes con Candidiasis Bucal recurrente21,22. Las histatinas constituyen un grupo de 12 proteínas de bajo peso molecular, que se encuentran en la saliva segregada por las glándulas parótidas y se ha evidenciado que poseen actividad antifúngica contra C. albicans23,24. Recientemente, Bercier y col.25 realizaron un estudio “in vivo” en 40 sujetos, 20 con Candidiasis Bucal recurrente y 20 como grupo control sin infección candidiásica para determinar los niveles de histatina salival y comprobaron que, dichos niveles eran más elevados en los sujetos con Candidiasis Bucal recurrente que en los del grupo control, por lo que sugirieron que la Candidiasis Bucal puede modular los niveles de histatina salival.

No obstante, es importante señalar que la prótesis puede obstruir los conductos salivales y al disminuir el flujo salival, puede haber una acidosis protésica debido a la hipofunción salival, pudiendo esto modificar las propiedades físicas de la saliva como tensión superficial y viscosidad. Se ha observado que estos pacientes presentan menos reacción a los tratamientos16.

Hay que resaltar además que la saliva no posee solamente sustancias que inhiben el crecimiento microbiano, sino que también tiene compuestos como las glicoproteínas del tipo mucinas que incrementan la capacidad de Candida de adherirse a la superficie de acrílico de las prótesis dentales, favoreciendo así la aparición de E.S.P.26,27

1.2. Actividad de los Leucocitos contra Candida:
Es bastante posible que uno de los más importantes mecanismos activos de defensa del hospedero sobre la superficie de la mucosa, sea la fagocitosis o destrucción extracelular de C. albicans por migración de los leucocitos polimorfonucleares atrapados sobre la superficie de la mucosa por la dentadura. Hasta ahora se han visto leucocitos rodeando a elementos de hongos en E.S.P. inducida por Candida y Candidiasis de paladar experimental en monos28,29. C. albicans es rápidamente fagocitada “in vitro” por los leucocitos polimorfonucleares de humanos17.

Se ha demostrado que tanto polimorfonucleares humanos como leucocitos eosinófilos son capaces de fagocitar C. albicans y la habilidad de los leucocitos para destruir e ingerir células está asociada con la enzima mieloperoxidasa17.

La activación del sistema inmune mediado por los linfocitos T y por los macrófagos, es considerada decisiva en los mecanismos de defensa del hospedero contra C. albicans. Los linfocitos T producen citoquinas las cuales a su vez producen inflamación y la presencia de los polimorfonucleares neutrófilos es el factor principal que limita la diseminación de la infección producida por el hongo. Asimismo, tres factores están involucrados en limitar dicha infección: 1) El estrato córneo tiene que estar intacto; 2) El hospedero debe producir complemento dependiente de factores quimiotácticos y 3) Los neutrófilos tienen que limitar la infección1,30.

1.3. Interferencia de la Microbiota Bucal:
Uno de los importantes procesos que limita la estabilidad y sobrecrecimiento de especies de Candida en la cavidad bucal es la interferencia de microorganismos autóctonos, por ejemplo, por competencia por los nutrientes disponibles. Esto explicaría por qué períodos largos de tratamiento con antibióticos de amplio espectro, pueden aumentar el sobrecrecimiento de especies de Candida. El medio ambiente de la cavidad bucal, cambia con la pérdida de dientes y la instalación de dentaduras. Sin embargo, no se ha determinado como estas condiciones ambientales afectan la composición de la flora comensal y se aumenta la propagación de Candida17.

Por otra parte, se ha reportado que algunas bacterias residentes de la boca como Streptococcus mutans, Staphylococcus y Neisseria pueden dar origen a E.S.P. en conjunto con C. albicans, lo que significa que no todos los microorganismos interfieren con el establecimiento de Candida en cavidad bucal16,31,32,33

II. SEGUNDA LINEA DE DEFENSA:
Fagocitosis, linfocitos, polimorfonucleares, monocitos y macrófagos, anticuerpos de los tejidos, anticuerpos derivados del suero, Inmunidad Celular.

La segunda línea de defensa comprende la Inmunología Humoral y Celular, reacciones inmunes contra antígenos de Candida penetrando el epitelio de la mucosa del paladar. En los tejidos, la actividad fagocítica es probablemente limitada por fagocitosis de complejo inmune porque en E.S.P., C. albicans no invade el epitelio.

La infiltración de leucocitos del epitelio es un razgo característico de E.S.P. inducida por Candida y en Candidiasis del paladar experimentalmente inducida en monos29,34.

No ha sido demostrado si la fagocitosis de complejos inmunes con antígenos de Candida tenga lugar en los tejidos. Con respecto al papel de los anticuerpos circulantes como mecanismo defensor contra Candidiasis superficial, se considera de menor importancia comparativamente a los mencionados anteriormente17.

Se ha encontrado que los títulos de anticuerpos contra Candida detectados en saliva y suero a través de técnicas de inmunofluorescencia de anticuerpos, fue significativamente mayor en pacientes con E.S.P. que en pacientes sanos portadores de prótesis35.

Van Reenen31 consideró que poca cantidad de títulos de anticuerpos en suero contra C. albicans comparada con títulos de anticuerpos en suero contra otros microorganismos patógenos, era una indicación de que esta especie, no era el microorganísmo principalmente involucrado en E.S.P., pero que esta patología era como tal una infección mixta. Sin embargo, los estudios de Iacopino y Wathen19 determinaron que los anticuerpos contra C. albicans aparecen en suero posteriormente a los de otros microorganismos patógenos, lo que explica el por qué en el estudio realizado por Van Reenen31, no se encontró una cantidad significativa de anticuerpos en suero contra C. albicans.

Se ha podido demostrar que en sujetos con E.S.P. en presencia de C. albicans, la producción de Interleukina-2 por parte de las células sanguíneas mononucleares es mayor que en sujetos sin E.S.P. Esto, constituye un hallazgo de vital importancia, más aún si se toma en consideración que esta citoquina es un mediador importante en el proceso inflamatorio36.

Los pacientes geriátricos portadores de dentaduras, poseen significativamente mayor cantidad de levaduras en sus paladares que los sujetos jóvenes portadores de dentaduras. Varios factores pueden ser responsables de la proliferación de levaduras. Con el aumento de la edad, hay una disminución gradual de la resistencia a la infección y una declinación en la cantidad de anticuerpos humorales, así como en la respuesta inmune mediada por células37. La disminución de la resistencia puede ser agravada por una nutrición deficiente, la cual pudiera interferir a su vez con la producción de anticuerpos y con la integridad de las membranas mucosas de la cavidad bucal38.

CONCLUSIÓN:
De lo anteriormente expuesto, se puede deducir, que la infección producida por C. albicans debería ser reconocida como una complicación extremadamente común en los portadores de dentaduras, bien sean parciales o totales. Esos casos son fácilmente tratados, pero las recurrencias son frecuentes y la infección a menudo puede envolver otras partes de la mucosa bucal como la lengua y los ángulos de la boca. Por lo tanto, deberían tomarse medidas preventivas frente a la colonización por especies de Candida en la mucosa del paladar y en la dentadura1,6,10,17.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:
  1. WEBB BC, THOMAS CJ, WILLCOX MDP, HARRY DWS, KNOX KW. Candida-associated denture stomatitis. Aetiology and management: A review. Part 2. Oral diseases caused by Candida species. Aust Dent J 1998; 43 (3): 160-6.

  2. LOVE WD, GOSKA FA, MIKSON RJ. The etiology of mucosal inflamation associated with dentures. J Prosth Dent 1967; 17: 515-27.

  3. SHEPPARD IM, SCHWARTZ LR, SHEPPARD SM. Oral status of edentulous and complete denture wearing patients. J Am Dent Assoc 1971; 83: 614-22.

  4. BUDTZ-JORGENSEN E. Denture stomatitis and Candida agglutinins in human sera. Acta Odontol Scand 1972; 30: 313-7.

  5. DOREY JL, BLASBERG B, MAC ENTEE M, CONKLIN R. Oral mucosal disorders in denture wearers. J Prosth Dent 1985; 53: 210-3.

  6. ARENDORF TM, WALKER DM. Denture stomatitis: a review. J Oral Rehab 1987; 14: 217-27.

  7. SALONEN L, AXELL T, HEIDEN L. Ocurrence of oral mucosal lesions: the influence of tobacco habits and an estimate of treatment time in adults swedish population. J Oral Pathol Med 1990; 19: 170-6.

  8. JEGANATHAN S, PAYNE J, THEAN H. Denture stomatitis in an elderly edentulous Asian population. J Oral Rehab 1997; 24: 468-72.

  9. KULAK Y, ARIKAN A, KAZAZOGLU E. Existence of Candida albicans and microorganisms in denture stomatitis patients. J Oral Rehabil 1997; 24: 788-90.

  10. WILSON J. The aetiology, diagnosis and management of denture stomatitis. Brit Dent J 1998; 185: 380-4.

  11. BUDTZ-JORGENSEN E, STENERUP A., GRABOWSKI M. An epidemiologic study of yeasts in elderly denture wearers. Community Dent Oral Epidemiol 1975; 3: 115-9.

  12. MOREIRA E, BERNAL A, URBIZO J, MOLINA J. Estomatitis Subprótesis: Estudio Epidemiológico en 6.302 pacientes portadores de Prótesis Dentales Removibles. Rev Cubana Estomatol 1989; 26 (1-2): 71-80.

  13. CROCKETT DN, O´GRADY JF, READE PC. Candida species and Candida albicans morphotypes in erythematous candidiasis. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1992; 73: 559-63.

  14. REGEZI JA, SCIUBBA J. Patología Bucal. 2 ed. México: Editorial Interamericana Mc Graw-Hill; 1995.

  15. CARDOZO E, SALAZAR E, PERRONE M, PARDI G. Estudio de la eficacia de la Anfotericina Tópica en pacientes con Estomatitis Sub-Protésica. Actualización en Infectología 1996; 12 (3): 2-6.

  16. CATALAN A. Stomatitis associees au port des protheses dentaires amovibles: etiologie et traitments. Cah Prothese 1984; 12 (46): 59-78.

  17. BUDTZ-JORGENSEN E. The significance of Candida albicans in Denture Stomatitis. Scand J Dent Res 1974; 82: 151-90.

  18. KAMALAKSHI L, SANTARPIA P, POLLOCK J, RENNER R. Assessment of antimicrobial treatment of denture stomatitis using an in vivo replica model system: Therapeutic efficacy of an oral rinse. J Prosth Dent 1992; 1(5): 72-6.

  19. IACOPINO AM, WATHEN W. Oral Candidal Infection and Denture Stomatitis: A Comprehensive Review. JADA 1992; 123: 46-51.

  20. SAN MILLAN R, ELGUEZABAL N, REGULEZ P, MORAGUES MD, QUINDOS G, PONTON J. Effect of salivary secretory IgA on the adhesion of Candida albicans to polystrene. Microbiology 2000; 146 (Pt 9): 2.105-12.

  21. POLLOCK JJ, DENEPITIYA L, MACKAY BJ, IACONO VJ. Fungistatic and fungicidal activity of human parotid salivary histidine rich polypeptides on Candida albicans. Infect Immun 1984; 44: 702-7.

  22. CHALLACOMBE S. Immunologic aspects of oral candidiasis. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1994; 78: 202-10.

  23. OPPENHEIM FG, XU T, MC MILLAN FM. Histatins: a novel family of histidine-rich proteins in human parotid secretion. Isolation, characterization, primary structure and fungistatic effects on Candida albicans. J Biol Chem 1988; 263: 7.472-7.

  24. RAJ PA, EDGERTON M, LEVINE MJ. Salivary histatin 5-dependence of sequence, chain length and helical conformation for candidiacidal activity. J Biol Chem 1990; 265: 3.898-905.

  25. BERCIER JG, AL-HASHIMI I, HAGHIGHAT N, REES TD, OPPENHEIM FG. Salivary histatins in patients with recurrent oral candidiasis. J Oral Pathol Med 1999; 28: 26-9.

  26. EDGERTON M, SCANNAPIECO FA, REDDY MS, LEVINE MJ. Human Submandibular-Sublingual Saliva Promotes Adhesion of Candida albicans to Polymethylmethacrylate. Infect Immun 1993; 61: 2.644-52.

  27. HOFFMANN MP, HANDARIS CG. Analysis of Candida albicans adhesion to salivary mucin. Infect Immun 1993; 61: 1.940-9.

  28. BUDTZ-JORGENSEN E, BERTRAM U. Denture Stomatitis. I. The etiology in relation to trauma and infection. Acta Odontol Scand 1970; 28: 71-92.

  29. BUDTZ-JORGENSEN E. Denture Stomatitis. IV. An experimental Model in Monkeys. Acta Odontol Scand 1971; 29: 513-26.

  30. SHEPHERD MG. The pathogenesis and host defence mechanisms of oral candidiosis. NZ Dent J 1986; 82: 78-82.

  31. VAN REENEN JF. Microbiologic studies on denture Stomatitis. J Prosth Dent 1973; 30 (4): 493-506.

  32. BERNAL BALAEZ A. Evaluación clínica e histométrica en pacientes que padecen estomatitis subprótesis. Rev ADM 1992; 49 (5): 289-91.

  33. SHINADA K, OZAKI F, CORDEIRO JG, OKADA S, SHIMOYAMA K, NAGAO M, ICHINOSE S, YAMASHITA Y. A morphological study of interactions of Candida albicans and Streptococcus mutans. Kobuyo Gakkai Zasshi 1995; 62: 281-6.

  34. BUDTZ-JORGENSEN E. Denture Stomatitis. III.Histopathology of trauma and Candida-induce inflammatory lesions of the palatal mucosa. Acta Odontol Scand 1970; 28: 551-79.

  35. LEHNER T. Denture sore mouth III. Immunofluorescent investigation of Candida. Dent Pract 1965; 16: 142-6.

  36. RODRIGUEZ-ARCHILLA A, URQUIA M, CUTANDO A, ASENCIO R. Denture Stomatitis: Quantification of interleukin-2 production by mononuclear blood cells cultured with Candida albicans. J Prosth Dent 1996; 75: 426-31.

  37. SYKES LM, COOGAN MM. Yeast counts as a measure of host resistance in dental patients. J of the D A S A 1997; 52: 19-23.

  38. NOLTE W. Microbiología Odontológica. 4 ed. México: Editorial Interamericana; 1986.


HOME > EDICIONES > VOLUMEN 40 Nº 3 / 2002 > Ir al principio
Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18
PRIVACIDAD | ACCESIBILIDAD
UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA - FACULTAD DE ODONTOLOGÍA
Fundación Acta Odontológica Venezolana - RIF: J-30675328-1 - ISSN: 0001-6365
Av. Los Ilustres, Ciudad Universitaria, Edif. Facultad de Odontología, Los Chaguaramos.
Telef.: (+58-212)605.3814 - Código Postal 1051 - E-mail: fundacta@actaodontologica.com
Caracas - Venezuela