PUBLICIDAD  
  Venezuela, 30 de Mayo de 2017

 Home
 Autoridades
 Editorial
 Ediciones publicadas
 Normas de Publicación
 Tarifas de Publicidad
 Contáctenos





Desarrollado por:


Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Este Artículo no tiene versión en PDF Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande

Página de la Cátedra de Farmacología y Terapéutica:
ALERGIA AL LÁTEX
HOME > EDICIONES > VOLUMEN 39 Nº 2 / 2001 >

  • Prof. Esmeralda Salazar de Plaza
  • Prof. Eva Pimentel Herrezuelo
La alergia al látex de caucho natural se conoce desde los años setenta pero es en los actuales momentos que la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos y el European Committee of Standardization (CES) han admitido que representa un problema emergente para los profesionales de la salud que utilizan guantes desechables durante su desempeño laboral, debido a que en estos últimos años se ha incrementado notablemente el número de personas que presentan reacciones alérgicas frente al látex.

Este hecho se debe, sobretodo, al aumento de materiales que contienen látex en su composición y a una mayor utilización de guantes en los ámbitos intra y extrahospitalarios posiblemente por la aparición del SIDA y otras enfermedades infecciosas en el panorama mundial. Podría pensarse que esta creciente demanda de guantes ha provocado un deterioro en los procesos productivos obteniéndose un producto final de menor calidad con un mayor contenido alergénico. Es un componente habitual de muchos dispositivos médicos de uso frecuente, así como también lo es, de diversos materiales y productos odontológicos: dique de goma, accesorios ortodóncicos, gutapercha, entre otros.

El látex, es un líquido lechoso que se obtiene del tronco de un árbol tropical denominado Hevea brasiliensis o también conocido como el árbol de la goma. Tras un complejo procesamiento industrial, sirve para la fabricación de caucho y gomas.

El látex natural contiene proteínas capaces de producir alergia en personas predispuestas. Estas proteínas sobreviven al proceso de fabricación y se encuentran en utensilios de goma acabados, así como también en el látex nativo. Por otra parte, el amoniaco constituye el principal preservativo, así como también son incorporados durante el proceso de manufacturación otros agentes químicos responsables de aumentar la velocidad de curado (vulcanización) y proteger la goma del oxígeno presente en el aire.

El alergeno del látex se adhiere al talco de almidón incorporado en los guantes y al usarlos, las partículas de almidón conjuntamente con el alergeno del látex se transportan en el aire, pudiéndose inhalar o entrar en contacto con la nariz y los ojos. El uso de guantes sin talco reduce el riesgo de estas reacciones.

Existen dos tipos de reacciones alérgicas al látex. Las primeras son las reacciones mediatas o reacciones tipo IV que aparecen dentro del lapso comprendido entre las primeras 24 a 96 horas después del contacto con el látex, es más frecuente en las manos de las personas que utilizan guantes de caucho, pero puede ocurrir en otras partes del cuerpo después del contacto con el látex. La manifestación clínica más común es la dermatitis por contacto y con seguridad es el resultado de la sensibilización a agentes químicos agregados durante el procesamiento del látex.

El otro tipo de reacciones alérgicas son las inmediatas que son mediadas por la IgE y se presentan en aquellas personas que ya se han sensibilizando previamente y con la re-exposición pueden presentarse síntomas como prurito, enrojecimiento, urticaria, edema, rinoconjuntivitis, sibilancias o incluso un shock anafiláctico.

En la tabla Nº 1 puede apreciarse las diferencias establecidas entre los dos tipos de reacciones alérgicas al látex.

Algunos autores establecen un tercer tipo de reacción ante el látex que no es considerada como una reacción alérgica y generalmente se presenta como una dermatitis por contacto tipo irritante en presencia de los aditivos que contienen los guantes, especialmente en aquellas personas que transpiran abundantemente y tienen una higiene deficiente.

Cualquier persona puede desarrollar reacciones alérgicas al látex, pero existen poblaciones con mayor riesgo como son: pacientes atópicos es decir los predispuestos a padecer enfermedades alérgicas en general, con espina bífida, con enfermedades urinarias congénitas, los que han sido sometidos a múltiples procedimientos quirúrgicos y el personal de salud que usa guantes de látex en su desempeño laboral.

Se ha observado una alergia cruzada entre el látex y ciertos alimentos, específicamente el cambur, aguacate, kiwi, castañas, albaricoque, uva, parchita, piña, melocotón y cereza; ésto es debido a que estas frutas contienen algunos de los mismos alergenos que el látex, es decir, proteínas similares y el sistema inmune se confunde desencadenándose una reacción alérgica muy parecida. También se ha reportado reacción cruzada entre el látex y el ficus, una planta que con frecuencia se encuentra en muchos hogares.

Todas aquellas personas consideradas con riesgo o sospecha de padecer alergia al látex deben acudir a un alergólogo para realizarse pruebas cutáneas frente al látex mediante un método similar al que se utiliza para el diagnóstico en la alergia al polen. También hay pruebas de laboratorio para determinar la sensibilización al látex mediante la detección de anticuerpos específicos.

No hay un tratamiento definitivo para la alergia al látex, la única medida es la prevención, a nivel experimental se está estudiando una posible inmunoterapia (vacuna).

Si se es alérgico al látex y se necesita usar guantes, existen varias opciones:
  1. Emplear guantes de vinilo
  2. Emplear guantes de látex sintético, que aunque son costosos están disponibles en nuestro país.
Los fabricantes están tratando de producir productos de látex que contengan menos alergenos (bajos en proteínas), con la finalidad de reducir el riesgo de reacciones alérgicas en personas sensibles, así como evitar que se desarrolle alergia al látex en más personas.

Algunos centros de salud están desarrollando protocolos de atención ante un paciente alérgico al látex, donde básicamente se sustituyen todos los objetos de látex por otros de diferente material, así como también informan y educan a los pacientes alérgicos al látex para que eviten la exposición al mismo en su vida diaria, ya que éste está presente en incontables productos y utensilios tales como pelotas, suelas de los zapatos, preservativos, raquetas, gomas de borrar, juguetes, chupones, teteros, entre otros.

Tabla Nº1
Características de los dos tipos de reacciones alérgicas al látex

  Reacciones tipo I 
(Inmediatas)
Reacciones tipo IV
(Mediatas)
Síntomas Urticaria, rinitis, angioedema, crisis asmática, shock anafiláctico. Dermatitis por contacto, rash cutáneo, vesículas y ampollas.
Etiología Anticuerpos de IgE producidos por las células B Células T sensibilizadas al antígeno
Aparición De un (1) minuto a 1 hora posterior al contacto De 24 a 96 horas después del contacto
Duración Desaparece al remover el alergeno Varios días
Ocurrencia Requiere de una previa exposición al alergeno Primera vez que se expone al alergeno
Alergenos Proteínas del látex (en muchos casos), talco, almidón de maíz, aditivos químicos usados durante la manufacturación (en pocos casos) Aditivos químicos usados durante la manufacturación (en muchos casos)


Por lo anteriormente expresado, conviene en caso de observar alguna manifestación similar a las mencionadas, descartar la alergia al látex como posible causa de la alteración, sin embargo, la mejor opción es la consulta con el especialista quien confirmará o no, nuestra presunción.



BIBLIOGRAFÍA
  • Albañil MR, Calvo C, Espejo M. Alergia al látex. An Esp Pediatr. 2000 Ju; 53(1): 67-70

  • Betancur J. Alergia al látex. 1998.www.anestesia.hc.edu.uy/monografias/alergia/latex.htm

  • Field EA, Longman LP, Al-Shaarkawi M, Perrin L, Davies M. The dental management of patients with natural rubber latex allergy. Br Dent J. 1998 Jul; 25; 185(2): 65-9

  • Kleier D, Shibilski K. Management of the latex hypersensitive patient in the endodontic office. J Endod. 1999 Dec; 25(12): 825-828

  • Knowles K, Ibarrola J, Ludlow M, Anderson J and Newcomb B. Rubber latex allergy and the endodontic patient. J Endod. 1998 Nov; 24(11): 760-762

  • Mehra P, Hunter M. Latex allergy: a review of considerations for the oral and maxillofacial surgeon. J Oral Maxillofac Surg. 1998 Dec; 56(12): 1426-1430

  • Roy A, Epstein J, Onno E. Latex allergies in dentistry: recognition and recommendations. J Can Dent Assoc. 1997 Apr; 63 (4): 297-300

  • Smart ER, Macleod RJ, Lawrence CM. Allergic reactions to rubber gloves in dental patients: report of three cases. Br Dent J. 1992 Jun; 20; 172(12): 445-7

  • Spina AM, Levine HJ. Latex allergy: a review for the dental professional. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod. 1999 Jan; 87(1): 5-11

  • www.aeal.cjb.net

  • www. Medynet.com/mclm


HOME > EDICIONES > VOLUMEN 39 Nº 2 / 2001 > Ir al principio
Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21

UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA - FACULTAD DE ODONTOLOGÍA
Fundación Acta Odontológica Venezolana - RIF: J-30675328-1 - ISSN: 0001-6365
Av. Los Ilustres, Ciudad Universitaria, Edif. Facultad de Odontología, Los Chaguaramos.
Telef.: (+58-212)605.3814 - Código Postal 1051 - E-mail: fundacta@actaodontologica.com
Caracas - Venezuela