Enfoques

Discurso pronunciado por la Dra. Cecilia García-Arocha, Decana de la Facultad de Odontología, en la clase inaugural del curso introductorio para los alumnos de nuevo ingreso 1998, en el Auditórium de la Facultad

09/03/1998

Ha transcurrido un período cuya característica fundamental y común para un significativo número de jóvenes y con ellos su entorno familiar fue la incertidumbre y la angustia, como su consecuencia, producidas por el ferviente deseo de ingresar a las aulas universitarias y la prolongada respuesta derivada de las normas y trámites que rigen tanto para la institución como para la educación superior en el país y que se anteponen a toda acción que pudiera tocar la sensibilidad que como seres humanos también le es propia a quienes desde sus diferentes sitios de trabajo tienen bajo su responsabilidad la administración de este proceso.

Quienes hoy colman el auditórium de nuestra facultad transitaron esa angustia superada ya para transformarse en voluntad y expectativa ante la vida nueva que a partir de hoy se inicia para ellos.

Han elegido como su nueva casa esta facultad de odontología, en ella se madurará la personalidad que bajo principios de moral, religión y civismo se moldeó en vuestros hogares, se ampliarán los conocimientos adquiridos en la educación media y se adquirirán nuevos: los específicos de la profesión; se dispondrán a la interpretación de múltiples fenómenos de la ciencia y de la conducta humana, de la sociedad, de la salud enfermedad, desarrollarán habilidades y destrezas pero por sobre todo deberán hacerse hombres y mujeres con clara conciencia de la realidad y de la responsabilidad que ante ella debemos asumir.

Ustedes optaron por la odontología como profesión, ella requiere para su ejercicio de cuatro elementos fundamentales comunes a toda profesión científica:

  • Facultades intelectuales debidamente cultivadas para el aprendizaje e interpretación y aplicación de los conocimientos.
  • Estudio de las asignaturas que se requieren para adquirir los conocimientos generales y especiales.
  • Adquisición delas #orpespondientes técnicas para la aplicación práctica de dichos conocimientos.
  • Utilidad social de la aptitud adquirida.

Pero unido a ellos, un elevado sentido de la ética como actitud permanente porque como lo señala guerra de Macedo:

"Las profesiones de salud son hoy y serán siempre prácticas sociales con profundo e imprescindible sentido humanístico y moral. En la medida que la ciencia y la técnica amplían nuestra capacidad para intervenir en los procesos que determinan o modifican la vida de los individuos y las sociedades, aumenta la necesidad de subordinar su uso a las consideraciones éticas"

Como responsables de las políticas académicas de nuestra facultad hemos asumido la tarea de rescatar para el enriquecimiento de vuestra formación los principios y valores que en relación a ello ustedes posean para enriquecerlos con los que al derivarse de nuevos enfoques biomédicos al considerarse imprescindibles han dado origen a una nueva y fascinante disciplina: La bioética cuyo estudio formal lo asumirán ustedes en el segundo bienio de su carrera. Materias básicas como bioquímica, fisiología, anatomía, microbiología, farmacología se unen armoniosamente organizadas en un plan de estudios reformulado durante nuestra gestión, con las específicas de la profesión: restauradora, cirugía, periodoncia, endodoncia, odontología infantil entre otras y con las del área social para que de su aprendizaje y capacitación vuestra familia y nuestro país reciban en un cercano futuro.

  • Un profesional de la odontología altamente capacitado, en el contexto de una realidad social, con un enfoque ínter y multidisciplinario que le permita ampliar su marco de análisis de las contradicciones que allí se generan e incidir en ella de una manera positiva, crítica y transformadora. Todo sobre la base de una sólida formación científica, con gran sentido de la ética y sensibilidad social; que tienda cada vez más a transformar las condiciones de salud de la población.

Compartimos el criterio expresado por Ildefonso leal de que la comunidad universitaria está obligada a conocer la historia de su propia institución para "saber de que manera esta casa de estudios ha influido en forma ejemplar y eficiente en las distintas manifestaciones del país; Y que ignorar el pasado histórico de esta universidad bicentenaria es, además de un acto irresponsable, una forma cómoda y alegre de disfrutar de sus beneficios sin ponderar y agradecer los esfuerzos y las luchas a veces silenciosas de los hombres que hicieron posible que en estos claustros hoy se admitan cursantes sin tomar en cuenta la pigmentación de la piel, sus creencias políticas y religiosas, su procedencia$socicl< su rebeldía e inconformidad con el presente y sus deseos de estructurar un mundo mejor".

Por ello resulta fundamental el que al lado del entusiasmo por adquirir la formación científico técnica social que ustedes aspiran, exista el entusiasmo y más que éste la entrega a nuestra institución primera universidad venezolana nacida el 22 de diciembre de 1721 con el nombre de real y pontificia Universidad de Caracas y que a partir de 1826 se transforma en Universidad Central de Venezuela, cuyo origen como el de las grandes gestas libertarias tuvo un nombre y un alma: Simón Bolívar. Por ello en nombre de esta universidad exigimos de ustedes para con ella amor, respeto, lealtad, asumir su defensa frente a los peligros que constantemente la acechan y que se derivan fundamentalmente de poderosos sectores gubernamentales que orientan sus acciones hacia el debilitamiento de la autonomía, de su carácter esencialmente democrático y popular a través de las frecuentes negativas a satisfacer las necesidades que de orden económico le permitan trabajar mas eficientemente para el cumplimiento de sus funciones básicas: docencia, investigación y extensión y a través del permanente desprestigio del que se hacen eco los medios de comunicación al destacar solamente los episodios negativos que en ella ocurren obviando las circunstancias felices que constituyen casi en su totalidad su acción permanente y que se expresan en producción de conocimientos, formación de profesionales de alta calidad, aportes a la solución de problemas nacionales a través entre otras cosas de la producción de servicios como los que por ejemplo en salud ofrecen las facultades de medicina y odontología. Exigimos además en su nombre un alto rendimiento académico que compense el esfuerzo que para vuestra formación ella realiza a través de su estructura académica y el asumir como propios cada uno de los bienes que representados en equipos, instrumental, mobiliario, biblioteca, planta física constituyen parte de su patrimonio material prácticamente imposible de reponer en las condiciones económicas que la agobian, también exigimos en su nombre, el respeto mutuo entre compañeros, profesores, pacientes, empleados, de manera de que la convivencia durante este nuevo período de sus vidas nos sea a todos grata.

La universidad y la facultad de odontología les ofrecen a ustedes la satisfacción de sus deseos de superación, de capacitación, una experiencia para la vida, les ofrece la calidad de su enseñanza, la alta capacitación científica de su personal docente, la orientación oportuna a través de la unidad de asesoramiento académico, el respeto a la condición humana de cada uno de ustedes, el esfuerzo constante por superar las dificultades que pudieran interferir con vuestro proceso educativo, el estímulo para seguir adelante.

Es este día el oportuno para sellar el compromiso de fiel cumplimiento del deber mutuo. Nosotros así lo ratificamos, en ustedes creemos y confiamos.

Como es costumbre al inicio de estos cursos, al finalizar mis palabras se dictará la clase inaugural, le corresponde hoy al profesor Héctor Mérida esa responsabilidad la que le fue asignada en virtud de su trayectoria académica, una vida dedicada a la docencia ejercida en nuestra UCV y en el instituto pedagógico hoy universidad pedagógica, de excelente formación científica y humanística, cultivador de las letras y preocupado investigador- actualmente ejerce la jefatura de la cátedra de endodoncia, a él agradecemos el haber aceptado la designación que le hiciéramos.

Comienza hoy para ustedes un camino nuevo difícil de emprender por lo duro de la transición de la educación media a la superior, por las exigencias de una carrera que requiere mayor dedicación, reflexión, disciplina. De ustedes depende hacer menos fuerte ese cambio, nosotros estamos dispuestos a contribuir a ello.

Las azules boinas de este mundo nuevo les reciben optimistas en la seguridad de que a partir de hoy comienza para ustedes un camino de éxitos.